LOGOFEDE_2011-01

Federación de Tenis de Chile: una historia en hitos

En su casi centenaria vida, la Federación de Tenis de Chile ha ido creciendo y desarrollando su actividad, con hitos importantes que sirven para entender su proyección en el tiempo.

La Federación de Tenis de Chile se funda el 3 de abril de 1920. En un principio era simplemente una asociación que intentaba regular aspectos generales del tenis en Chile, pero el ente comienza gradualmente a ser activo de cosas importantes.

En el año 1928 Chile debuta en Copa Davis y participa de forma esporádica en esta competencia hasta 1954. A partir de ese año se hace permanente su presencia hasta el día de hoy en la competencia por países más importante del tenis. Tras actuaciones esporádicas, son 64 años consecutivos participando en Copa Davis.

A partir del año 1928 La Federación de Tenis de Chile pasa a estar afiliada a la Federación Internacional de Tenis (ITF).

El chileno Alfredo Achondo, quien fuera presidente de la Federación Tenis de Chile a fines de los años 40, fue el primer presidente de la Confederación Sudamericana de Tenis (COSAT). Achondo fue presidente de la COSAT entre los años 1948 y 1968, hecho que dejó de manifiesto la participación de nuestro país en las instancias internacionales.

Con una Anita Lizana brillante ganado el US Open de 1937, luego en los años cincuenta, el tenis comienza a ser muy popular en Chile, pero se da como una de las escasas actuaciones de chilenos en Europa, como fue el caso de Luis Ayala, quien fue el primero en quedarse de forma permanente en el viejo continente. En los años 1958 y 1960 llega a las finales de Roland Garros, campañas que lo hicieron ser catalogado por revistas especializadas como el quinto mejor jugador del mundo en 1960, en una época donde no existía el ranking mundial.

En el año 1968 comienza la era open del tenis a nivel internacional, lo que genera que, a los chilenos que ya estaban jugando en el extranjero como Jaime Pinto y Patricio Rodríguez se le unan figuras jóvenes como Patricio Cornejo y Jaime Fillol. Éste último en el año 1973 se convierte en el primer presidente de la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP).

Tras los trabajos iniciales en 1972, finalmente en 1974 se inaugura el Court Central del Estadio Nacional, con el fin de dar una casa a la Copa Davis, ya que Chile había tenido buenas participaciones                en esos años. En la actualidad la catedral del deporte blanco nacional fue rebautizada con el nombre de Court Central Anita Lizana, tributo más que merecido a la espectacular carrera de la “Ratita”.

En 1975 Chile ganó la Zona Americana y con la reglamentación de aquella época, a nuestro país le correspondió enfrentar las semifinales del Grupo Mundial en Suecia. El arribo de nuestro representativo fue todo un evento para los compatriotas residentes, muchos de ellos exiliados chilenos.

En el año 1976 Chile volvió a ganar la Zona Americana para enfrentar las semifinales con la Unión Soviética en Santiago, pero la mencionada nación no se presentó, Chile fue declarado ganador para enfrentar su primera final por la ensaladera de plata ante Italia en condición de local. Sería derrota para nuestro país por 1-4.

Para ese entonces el tenis era uno de los deportes más importantes de Chile, y todo giraba en torno a la Copa Davis, con esto empezaron a aparecer en suelo nacional los primeros torneos ATP, como el Grand Prix de Viña del Mar, el Grand Prix de Santiago. Comienzan a emerger nuevas figuras como Pedro Rebolledo, Ricardo Acuña y Hans Gildemeister, quien llegó a ocupar la posición 12 del ranking ATP.

Además durante esos años hubo múltiples exhibiciones en Chile. Jugaron en nuestro país Guillermo Vilas, Jimmy Connors, entre otros. A fines de los años setenta se establece la creación de torneos juveniles de alto nivel en todos los países de Sudamérica, hito conocido como la gira COSAT.

En Chile, el torneo más importante en esta categoría tuvo su primera edición en 1979 y se llamó por muchos años “Copa Milo”. Esta competencia, ya con otro nombre, se desarrolla de forma ininterrumpida una vez al año hasta el día de hoy.

Durante los años noventa llegan los torneos grandes de la ATP a Chile. Los ATP 250 se desarrollaron en Viña del Mar y en Santiago, completando cerca de 15 años en nuestro país. Con ello aparecen nuevas figuras como Marcelo Ríos, Nicolás Massú y Fernando González.

Con Ríos se dio un fenómeno de masas, en que el tenis estaba omnipresente en los medios con el logro del número uno del mundo al vencer a Andre Agassi en la final de Lipton en marzo de 1998. Junto con ello Massú y González lograron las primeras medallas de oro en la historia del olimpismo en nuestro país en Atenas 2004. Una época dorada del tenis, donde se alzó como la única disciplina que le entregaba títulos mundiales al país.

La Federación de Tenis de Chile sigue a pulso con las distintas manifestaciones del deporte blanco, reconocidas por la ITF

En nuestro país se llevan a cabo etapas del circuito mundial seniors, con el torneo Alfredo Trullenque como la competencia de mayor grado (GA) que cierra el calendario anual en Chile.

El circuito de Tenis en Silla de Ruedas también goza de un interesante desarrollo en Chile, con distintas figuras a lo largo de su práctica como Robinson Méndez, Francisca Mardones, Francisco Cayulef y la actual número uno de Chile Macarena Cabrillana. El Chilean Open es el certamen vigente de mayor tradición de la modalidad que se realiza en suelo nacional, que acaba de celebrar 21 años ininterrumpidos. Su principal impulsora es la hermana de Hans Gildemeister, la señora Doris Gildemeister.

Durante el 2016, Alexander Cataldo hizo historia en el tenis chileno en la modalidad, al consagrarse número uno del mundo en juveniles. Este hecho, materializado durante el mundial de Japón donde nuestro país consiguió el segundo lugar, le valió tocar la cima al antofagastino, hito único en el deporte paralímpico chileno.

El emergente Tenis Playa (Beach Tennis) cuenta con un nicho de desarrollo en vías de poder lograr la masificación. Nuestro país registra participaciones en las últimas citas planetarias, como el mundial celebrado en Rusia durante el 2017. Uno de sus principales impulsores en Chile y que goza de la mejor posición en el escalafón planetario en varones es Vicente Brusadelli con el lugar 119. En damas la mejor ubicada en el ranking de la ITF es María Paz Orellana con la posición 63.

En los últimos años se viene desarrollando el Tenis Adaptado de Pie (TAP) disciplina alternativa al Tenis en Silla de Ruedas que si bien no cuenta con el reconocimiento de la ITF, sí ha logrado un acercamiento parcial con la COSAT. El Tenis Adaptado de Pie tiene como principal impulsor y uno de sus creadores al chileno Enzo Amadei.

En el alto rendimiento profesional, el tenis femenino ha conseguido un esforzado posicionamiento con la organización de uno de los torneos más importantes, la actual Copa LP Chile, competencia que reparte 25 mil dólares más puntos para el ranking WTA.

Como principal figura asuma Daniela Seguel, quien en los últimos dos años ha batido una serie de records que la colocan como una de las principales figuras femeninas de Chile en la era open, con un espectacular rendimiento reflejado tanto de forma individual como representando al país, como ha sucedido en la Fed Cup, símil femenino de la Copa Davis.

A nivel juvenil, Chile fue el organizador del mundial de 16 años el 2001. El equipo conformado por Jorge Aguilar, Guillermo Hormazábal y Carlos Ríos sólo cedió un set en toda su actuación, consagrándose campeón, hecho inédito para el país y para el continente. Nueve años más tarde se repetiría la historia.

Cómo últimos hitos del deporte blanco chileno, bajo el alero de la Federación de Tenis de Chile, durante los años 2010 y 2011 Chile se impuso en cinco de seis sudamericanos juveniles, en las categorías 12, 14 y 16 años varones.

En 14 años, el grupo de jugadores compuesto por Christian Garin, Bastián Malla y Sebastián Santibañez ganaron el mundial de la categoría el año 2010, en la ciudad checa de Prostejov.

El año 2013, el mismo Garin repetiría lo conseguido por Fernando González en 1998, levantando la ensaladera de plata de Roland Garros junior el 2013.

Junto a Garin aparece el nieto de Jaime Fillol, Nicolás Jarry, quien es el llamado a reverdecer laureles, tras su explosiva irrupción en el circuito de la ATP. En la actualidad Jarry es el número uno de Chile, ocupando la posición 62 con 22 años.

Ambos completan el actual equipo de Copa Davis, con la impecable capitanía de Nicolás Massú, quien tomó las riendas del conjunto en el Grupo II americano, consiguiendo disputar un repechaje para volver al grupo mundial frente a Canadá el año 2016.

En la más reciente actuación, el equipo chileno estuvo cerca de la hazaña, al llevar al quinto punto la serie frente a Argentina por la última ronda del grupo americano en condición de visita durante este año. Participación que nos llena de ilusión, respaldada por una rica historia en el tenis mundial.

Los comentarios están cerrados.